Primer día de clase…Otra vez

Publicado: septiembre 23, 2012 en Uncategorized

Bueeeno…Hace casi 2o días que puse en marcha esta “máquina de escribir ideas”, pero claro, no tuve en cuenta que la otra “máquina”, la de generar ideas, estaba parada, en un clarísimo ERE neuronal…Pero hoy, a menos de 24 horas de volver a la rutina, al tedio, al aburrimiento, al tostón, al…-Deja ya el diccionario de sinónimos que estás muy pesao….Vale, está bien, ya lo dejo…Pues eso, que a menos de un día de volver a las aulas, me ha dao por rememorar los recuerdos de esas temidas, a la par que odiadas, “Vueltas al cole”….

Allá por el año 90, sin haber cumplido los 3 años aún, empecé la apasionante aventura de la educación…De los primeros años recuerdo poco, tan sólo a una maestra de esas que ya no quedan. Tenía ilusión por enseñar, afán de que aprendiéramos y lo hacía bien, muy bien…Doña Paquita…No sé que habrá sido de ella, pero espero que le haya ido muy bien en la vida, se lo merece…

De los años siguientes, pasando la época de párvulos, empezamos la educación primaria (recalco lo de educación porque de eso va quedando poco hoy en día)…Ahí es donde descubrimos a otra gran profesional del gremio, otra gran maestra donde las haya; de la que guardo más recuerdos, porque ya me resulta más reciente…Doña Tere, se llamaba. De ella recuerdo dos cosas…Su talento para la enseñanza y su magistral manejo del anillo único, el anillo con el que nos gobernaba a todos (menudos capones nos metía en la zona de la colleja)….No nos atraía mucho, sino más bien lo contrario…Y también la regla de madera, con esa tenía un mayor alcance sobre sus presas…Pero al margen de todo eso, era una buena mujer, una excelente profesora…Espero que la vida la trate muy bien también, porque, a pesar de los capones y “reglazos”, fue una excelente profesora…

Durante esta etapa, en el colegio, recuerdo una anécdota hiriente, desesperante…La puñetera costumbre de mis padres de retratarnos en foto el primer día de clase, sacarnos una foto vestidos con unos atuendos que sólo me atreveré a describir como sonrojantes para el ser humano, denigrantes se mirase por donde se mirase. Y lo peor es que recuerdo que esperaba con ilusión aquellos primeros días de clase, aquellos momentos de “sonríe un poco, que estás muy serio” (Cosas de la infancia, supongo)…Pero bueno, eso se acabó con la ESO…

Y llegó el Instituto, el cambio de colegio, de pueblo, de sistema educativo, de todo…Pasé de ser un pez pequeño en un pequeño estanque a ser un maldito grano de maíz en el Océano Pacífico…O lo que es lo mismo, un “mindundi”. En el instituto mi entrada no fue triunfal, ni siquiera mediocre; directamente fue un verdadero desastre. Académicamente me fué de cine, pero lo que es socialmente fue un horror absoluto…Entrar por la puerta a las 8 y media y ponerme malo eran todo uno…Mis padres esperaban la llamada diaria del jefe de estudios alertándoles de que no me encontraba bien…¿Alergia al instituto? Je, si realmente existiera esa patología la habría inventao yo, estoy seguro…

Los años siguientes me fué costando cada vez menos…El primer día de clase era cada vez más cómodo, mi integración en el grupo era cada vez mejor y más sencilla…Y la relajación aumentaba…Aumentaba tanto que las notas empezaban a bajar…Fue un poco como la trayectoria de Ronaldinho en el Barça…Muy bien al principio, pero con un final un tanto deprimente…Hasta el punto de que en 4º no repetí por obra y gracia del altísimo (No de Dios, sino del profesor de biología que me aprobó, deduzco que en parte por mis notas y en parte por lástima; sin entrar en porcentajes sin importancia)….En mi defensa diré que sólo a una mente “privilegiada” como la mía se le puede ocurrir matricularme en el 4º de ciencias puras, cuando me quedé en el 2+2 son…Bueno, tampoco es cuestión de hacer números ahora mismo…. 😉

La anécdota que mejor recuerdo de la ESO fue los exámenes de matemáticas que hacía en 4º…Para el primero estudié como una bestia, como jamás ha estudiado nadie para un exámen (Y eso que somos unos cuantos miles de millones de habitantes en el mundo)…Y saqué un 4….¡¡Un maldito 4!! Decidí en aquel instante que eso no era lo mío…Y a partir de ese momento me dediqué a escribirle poemas, a dibujarle mis pensamientos en los márgenes de los exámenes…El profesor flipaba, pero el caso es que yo me comportaba bien y no molestaba, con lo que, tras mucho insistir en que estudiase; arrojó la toalla y me dejó a mi libre albedrío…XD

Y así llegó el bachillerato, los “años dorados”, los dos mejores cursos que he tenido en toda mi vida académica…El primer día de aquellos dos años fue genial (sobre todo del segundo)…En clase sólo quedábamos la élite intelectual, los que de verdad valíamos para esto de estudiar…Salvo alguna rara excepción, pero bueno…Lo de la integración social ya estaba conseguido…Aunque la relajación había alcanzado ya cuotas demasiado preocupantes…Nunca fui un palillo, sino más bien todo lo contrario…En 1º alcancé el peor record de los que haya podido alcanzar en mi vida…Llegar a la sonrojante cifra de 107 kg de peso…Tamaño Falete, para que nos entendamos…Las notas eran excelentes, tanto que se salían por los bordes (Aunque por desgracia no era lo único que se salía por los bordes)…Siempre odié la gimnasia, pero aquel año se me hizo especialmente cuesta arriba…2º fue un calco de 1º, pero ahí me decidí empezar a cambiar…Y lo logré, poco a poco pero lo logré…

Entre los dos años sucedió algo que me cambió para siempre…El viaje de fin de curso…Esto es algo que suele ser especial, digno de ser recordado y lleno de anécdotas que merecen ser contadas (En mi caso también lo fue)…Pero para mí fue algo más: Ahí descubrí a nuestro amigo el alcohol….Ese momento fue un punto de inflexión, un “click” en mi cabeza; que dejó de ir al ritmo que yo le marcaba para funcionar a su puñetera bola, hablando mal y tarde…No es que me convirtiera en un alcohólico, pero desde luego sí que me cambió notablemente…Dejé de ser un chico tímido y callado, para pasar a ser un “vivalavirgen y un cachondo de manual”…..Muajajaja

Y lo que viene después es una colección de primeros días desastrosos…Historia y Geografía, dos carreras empezadas y ninguna terminada…De la primera no llegué a hacer ni un sólo exámen…De la segunda, un año en blanco y otros tres “tirados a la basura”…Socialmente me ha ido bastante bien, pero lo que es académicamente hablando…Corramos un (es)tupido velo…

Lo primero que he terminado desde que acabé el bachiller ha sido algo que me gusta, que me apasiona…Es un Ciclo de grado medio, si…Es Carrocería (chapa y pintura)…¡Pero me encanta! Es un trabajo en el que estoy seguro que daría el 100%, en el que sería todo un currante, con el que de verdad me sentiría realizado.

Y ahora, cuando lo que se suponía era que debía dejar de estudiar, ponerme a trabajar, dar el primer paso para mi vida futura…Me encuentro de bruces con la puta crisis y el desempleo, lo que me fuerza a volver a estudiar, a otro primer día de clase….Menos mal que ya no hay foto…

Palabra de un minizombi

Anuncios
comentarios
  1. evey dice:

    Quién no recuerda ese primer día de cole, instituto y universidad. Los comienzos nunca son sencillos pero cuando uno se comporta tal y como es la gente acaba rindiéndose a su encanto. Mucho ánimo en está nueva etapa y ves actualizando!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s